Día 2: seguimos

Bueno, pues ya esta es la segunda entrada. La primera fue más fácil, quizás porque sabía lo que quería decir, así para empezar. En esta segunda…no lo tengo tan claro.

Mi primera entrada sólo se la he enseñado a dos de mis hermanas, para ir tomando contacto con esto de decidir si hacer el blog o no; la verdad es que creo que no son muy imparciales, pero cuando empiezas algo, mejor rodearte de algunos halagos que te ayuden a seguir adelante.

diarios-libros-libretas-gifs-animados-23[3]

En esta segunda entrada quiero contaros que en los últimos meses mi vida ha cambiado bastante y eso ha hecho que haya decidido que esto es un punto de partida para hacer muchas cosas que quería hacer desde siempre.

Quiero escribir, pero escribir en serio. Para que alguien me lea, no sólo yo claro. Y quiero hacerlo bien, así que voy a empezar a formarme y a investigar, porque aunque nunca llegue a ser Isabel Allende o Miguel de Unamuno, esta es una de las cosas que tenía pendiente.

Mientras tanto, usaré este blog, y lo iré compartiendo con los que más quiero al principio hasta que sea capaz de hacerlo con el resto.

Así que hoy, voy a hablaros de algunas Ciudades (no puedo poner todas en una sola entrada). Esas que salen en los libros. Algunas veces te ayudan a conocerlas al “dedillo” y otras muy por encima. Las que te ayudan a viajar con la imaginación, porque lo mejor que tiene leer un libro, es pensar que tú estás ahí, en la trama. Que todas las cosas que pasan, te están pasando a ti, o que simplemente estás dentro de la historia que lees como espectador. Ese que mira por un hueco de una cerradura lo que va pasando.

Hay escritores que se centran en algunas como J.C Ruiz Zafón, quién en el Juego del Ángel habla de Barcelona, o Ildefonso Falcones en La catedral del Mar, que hasta tiene un pequeño mapa de la misma en la época que transmite el libro.Yo he descubierto Barcelona ya de mayor, de mano de mi amiga Yolanda, y recuerdo que fue un fin de semana increíble.

París es otra de mis ciudades favoritas. Puede ser que también viviera un fin de semana precioso con mi chico, o que de verdad tenga esa “magia” que hace que todos los escritores que conozco la utilicen como la ciudad del amor, para que sus personajes vivan esos momentos en la que dicen que es la “ciudad de la luz”.

Voy a seguir con Roma, ciudad que visité hace un par de años. El libro que me la descubrió fue Ángeles y Demonios, de Dan Brown, y cuando la visité no pude evitar acordarme de como su protagonista describe los monumentos mientras se desarrolla la trama.

Santiago de Chile, en algunos libros de Isabel Allende, pero sobretodo en La Casa de los espíritus y El Plan Infinito. No he viajado a Chile, pero me llama mucho la atención y tengo claro que es uno de mis destinos pendientes.

Creo que ahora le toca el turno a Nueva York. He leído tantos libros dónde aparece esta ciudad, que casi soy capaz de irme a vivir allí y no perderme 😉 . En los últimos de Cristina Prada : Todas las canciones de amor que suenan en la radio; En la trilogía Mi Elección de Elisabet Benavent, o en la última trilogía de Ken Follet: The Century, te pasean en cierto modo por esta ciudad “que no duerme” como cantaba Sinatra, y si relees los libros varias veces, puedes ser capaz de pensar que has estado allí.

Seattle es otra de las ciudades que he conocido gracias a los libros. Bueno, no, también gracias a Anatomía de Grey, pero de eso hablaremos otro día, porque hoy no es el día de las Series. Como decía Seattle, aparece en la primera trilogía erótica que leí, 50 Sombras de Grey, y en Crepúsculo. Si, he leído Crepúsculo, y no una vez sino varias, y no me da vergüenza reconocerlo. He leído muchos libros durante toda mi vida y muchos seguro que hacen que más de un@ se lleve las manos a la cabeza, pero precisamente estos dos últimos son de mis libros favoritos y la verdad que no me arrepiento.

Munich, ciudad que junto con Madrid y Jerez, es dónde transcurre la trama de Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell, es otra de las ciudades que quiero conocer. Todo el mundo conoce Berlín (capital alemana), pero me han dicho que Munich es preciosa y dicen que sus gentes son más parecidas a los españoles que el resto del país germano.

Florencia, esta es otra de mis favoritas. La ciudad de Dante, en la Divina Comedia, y de la trilogía de Gabriel de Sylvain Reynard, ciudad que no he visitado pero que gracias a los libros y a algunas películas he marcado en ese mapa de “viajes por hacer” que todos tenemos.

Madridla capital de España, y creo que es la qué más he leído. Aparece en muchas novelas, tanto de los géneros que leo últimamente como en muchos otros. El Buscón de Quevedo, Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Gáldos, los recuerdo de leerlos en el colegio. Madrid, con sus paseos enormes, con el Retiro, con sus calles caóticas y barrios modernos. Viví allí unos años, y ahora cuando leo algún libro dónde aparece, sonrío al recordarlo.

barras-separadoras-animadas-155

Y hay muchas más, claro, todas las historias que leo transcurren en diferentes ciudades, verdaderas o inventadas, pero creo que estas son mis favoritas y a las que si no he ido es porque lo tengo pendiente. Ahora que voy a tener una hermana azafata espero que sea más fácil 🙂

FRASE DEL DIA:

c9cb7c0947674aa594e5fec075267a57

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “Día 2: seguimos

  1. Mucho ánimo, Beita! No sabía que escribir te gustaba y fíjate, ahora descubro que es algo que nos une porque es una de las cosas que más me gustan en la vida. Sé que lo harás muy bien. Bueno, ya lo estás haciendo genial. Gracias por contarlo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s