Isabel Allende

Quién me conoce, como ya adelanté en otro de mis post, sabe que leo mucho. Soy capaz de abstraerme cuando leo, e incluso hacer varias cosas a la vez. Y no es un superpoder, porque el único que tengo es el de las “manos másicas” como dice mi hijo pequeño, que curan dolores de barriga, de cabeza e incluso imaginarios (pero creo que es más bien la sugestión por ser SU mami la que provoca que mi hijo lo crea 😉 ).

Así que leo mucho, en cualquier lado, mientras cocino, cuando estoy viendo la tele (que no la veo), en la playa, la piscina, la terraza de casa de mis padres, rodeada de toda la familia, etc. Esto último es gracioso, porque además soy capaz de mantener parte de mi atención y  entrar en las conversaciones que tienen los demás. Siempre me dicen “pero tú no estas leyendo?” y yo les contesto que si y sigo a lo mío.

Pues bien, esta fiebre lectora, hace que los termine en nada y menos. Un par de días o una semana, sobre todo si son libros que me gustan, historias sencillas y de mis géneros favoritos.

La semana pasada, cuando decidí hacer el anterior post, fui a mi biblioteca y me puse a investigar. Como ya dije, me parecía un tema sencillo, pero no lo fue. Así rescaté dos libros que hacía mucho tiempo que no leía. Los dos  eran de Isabel Allende: “La casa de los espíritus” e “Isabel Allende: vida y espíritus”, el primero de la autora y el segundo de Celia Correas Zapata.

Este último es de una argentina, que esta considerada como una de las precursoras en los estudios sobre escritoras hispanoamericanas y ni siquiera recordaba que tenía.  Se presenta como unas entrevistas, en las que Isabel Allende, va repasando su trayectoria vital y literaria, dónde se descubren pedazos de la vida de la autora y su relación con cada uno de los libros que tenía escritos hasta el momento de su publicación. Es muy bonito a la vez que te ayuda a conocer más a esta escritora tan importante para mí.

Pues bien, además de investigar, para poder poner unas pocas letras cada varios días aquí, tomé la decisión de releer todos los libros que hace años devoraba con locura, durando en mi mesilla sólo uno o dos días, y haciendo que tuviera que esperar uno o dos años para volver a tener una obra suya en mis manos.

Empecé de nuevo “La casa de los espíritus”, y me sorprendí porque recordaba  muy poco lo mucho que me gustaba como escribe. Los personajes y los escenarios que describen la tramas, hacen que aunque a veces no aparezcan muchos diálogos, te atrape para ver como se va desarrollando la vida de la que parece fue parte de la familia de la autora, en el Chile del siglo pasado, años antes de la dictadura.

Este es el primero de todos y en los próximos días, espero seguir con los demás; algunos de los que tengo muchas ganas y otros que aunque no recuerdo muy bien de su historia, sé que me van a encantar cómo la primera vez que los leí.

Esa es otra de las cosas de las que quería hablar. ¿Porqué me encanta releer los libros?. Pues es fácil. He leído tanto, que a veces soy incapaz de recordar las tramas concretas de cada uno. Pero la razón más importante la he descubierto no hace mucho.

Cuando empecé con el género romántico, especialmente con algun@s autor@s concretas como Elísabet Benavent o Megan Maxwell, leía tán rápido, que en cuestión de un par de días terminaba bilogías o trilogías desesperada por conocer el final. Y mientras esperaba que me recomendaran otro libro, o lo descubría yo por Amazon, volvía a empezar algunos de los que más me gustaron. Esto me enseñó, que al releer, descubría pasajes increíbles, o incluso anécdotas que no me impactaban la primera vez, y que una segunda o tercera sí.

Además me dí cuenta de que un libro que con una edad, en un período  de tu vida concreto, te puede parecer una maravilla, y años después, pues te parece un “bodrio” y no eres capaz de pasar de las primeras páginas.

Y en ese tema soy muy intransigente, porque si un libro no me atrae desde el principio, me cuesta la vida terminarlo. Alguna vez lo hago, más por amor propio que porque realmente me interese, pero suelo relegarlo al fondo de la estantería, a ver si más adelante soy capaz de acabar con él.

Por eso y por alguna que otra razón, no quería hacer un blog de reseñas, porque a veces hay libros que no me gustan, que no entiendo y me parece muy osado “recomendar” a nadie lo que debe o no leer.

Pero Isabel Allende es otro cantar. La he vuelto a recordar, a sentir y a disfrutar. He vuelto a descubrir cómo me gusta su manera de escribir, sencilla, pausada, como si realmente ella estuviera leyendo a mi lado con esa voz dulce que tiene y  he podido escuchar en alguna de las entrevistas que ha ofrecido por televisión.

La sigo en las RRSS, la he visto en diferentes entrevistas, he leído todas sus novelas y algunos cuentos ( Excepto el juego del Ripper, que no soy capaz de acabarla, lo siento Isabel :p ), tengo un libro de colorear, con texto de ella e ilustraciones de Ana de Lima,     ” La ninfa de porcelana”, y si sólo con el primero he disfrutado un montón, a pesar de que solo me haya durado dos días,  estoy segura de que volveré a emocionarme de nuevo en las próximas semanas como lo hice hace ya algunos años.

Por hoy os dejo un enlace de youtube; una conferencia de Isabel Allende en el Congreso Internacional “La experiencia intelectual de la mujeres en el siglo XXI”, celebrada en México en el mes de marzo de 2013. Me la mandó mi madre y os la recomiendo, porque deja ver parte de la historia que ha vivido, parte de esa personalidad que traslada a las protagonistas de sus libros y que tanto me ha enamorado siempre.

FRASE DEL DIA:
No puedo ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s