Personajes tóxicos

pexels-photo-984550

Este fin de semana, hablando con unas amigas, estuvimos comentando el daño que hacen algunas personas “tóxicas” durante nuestra vida.

Eso, además de el consiguiente cabreo por saber que por mucho que huyas de ellas siempre te las puedes ir encontrando, hizo que reflexionara sobre la existencia de estos personajes en las novelas que he leído.

El primer personaje que se me vino a la cabeza fue Mrs. Danvers. Ella era la famosa ama de llaves que aparece en el libro Rebecca de Daphne du Maurier. Es un personaje oscuro, que aparentemente ayuda a la protagonista a salvar todos los problemas que encuentra al casarse, pero que en realidad, odia todo lo que tenga que ver con la nueva señora de la casa. En el libro parece que aunque al principio es fría con la llegada de Rebecca, posteriormente hace todo lo posible para que  esté cómoda en su nueva vida. En la película homónima, es la fisonomía del personaje  la que te enseña desde el primer momento que es mala persona.

Como anécdota de la película, se llaman rebeca a las chaquetas de punto porque la protagonista las usaba. O eso he leído 😉

Otro personaje tóxico del mismo estilo siempre me pareció India Wilkes. Os preguntaréis quién es. Pues bien, es la hermana del amado Ashley de Escarlata en Lo que el viento se llevó, de Margaret Michel. De este libro, tengo la suerte de tener una edición de 1949, que perteneció a mi bisabuelo y que he leído más de una vez. En ella aparecen fotos de la película que se hizo y que ganó nueve de los trece Óscars a los que estaba nominada.

La hermana en cuestión, es para mí otro de los tóxicos, porque aunque está claro que Escarlata aparece desde el primer momento como la mala, ella demuestra  su aversión e incomodidad cuando la tiene cerca. No es capaz ni siquiera de agradecer todo lo que durante la historia hace por su familia. De nuevo, en la película, la actriz que la representa, hace que te caiga mal desde el principio.

20180514_103723.jpg

Pero, ¿qué es una persona/personaje tóxico?.

Reflexionando de nuevo, para mi entender existen varias clases. Por un lado, las personas que te quieren pero que no saben demostrarlo, ya sea porque tienen carencias afectivas o traumas, o porque cada vez que tienen la oportunidad lo estropean.

Por otro lado están las personas que tienen necesidad de “quejarse” todo el día, contando a todo el mundo lo triste que es su vida y la cantidad de problemas que tienen, incluso si no son del todo reales.

En todas las novelas, ya sean de género histórico o romántico, siempre aparecen este tipo de personas. Siempre hay alguno, que incluso aunque al principio parezca que no lo es, durante el desarrollo de la trama se descubre.

Amigas que no lo son tanto, parejas que a la mínima demuestran que no son todo lo buenos que la protagonista creía.

En algunos casos, el personaje es malo desde el principio. Lo ves intentando destrozar la vida de los protagonistas.

En La casa de los espíritus, de Isabel Allende, está Férula ( vaya nombre 😉 ). Es la hermana de Esteban Trueba, el protagonista masculino, y hace unos días cuando volví a leer la novela, descubrí, que me recordaba a el ama de llaves de Rebecca, imaginándola físicamente como la de la película. También es verdad que al ser la antítesis de Clara ( la protagonista), la escritora la describe de esa manera oscura que siempre he pensado que se parecía. A ratos te da pena, por la cantidad de problemas que se descubren en la historia, pero al final hasta le acabas “cogiendo manía”.

En La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, el personaje tóxico sería Angustias. Esta obra de teatro, que he visto en varias ocasiones, y que sí, también tiene película, es un drama muy de la época del escritor.

Angustias en la hermana mayor de las cinco hijas de Bernarda. La obra comienza con la muerte del padre de las cuatro más pequeñas y la decisión de la madre de cerrar su casa por el luto. Dicho luto, durará 8 años, en los que las hijas y esposa del fallecido no podrán casi ni salir de la casa, como manda la tradición. Pero Angustias es hija del primer marido de Bernarda y esa norma no le afecta. Toda la obra se desarrolla en la vivienda, y los enfrentamientos entre Angustias y Adela (una de las hermanas pequeñas) se observan desde el principio. A pesar de no tener que sufrir como sus hermanas, Angustias demuestra que no siente empatía ninguna por ellas ni lo que les sucede, porque lo que le ocurre a ella es más importante, así que vuelve a caer mal desde el principio.

Pero  no todos los personajes tóxicos son mujeres ( aunque haciendo este post me doy cuenta de que parece que las mujeres tenemos “algo” para que los escritores siempre se acuerden de nosotras para ello), en Hamlet, de William Shakespeare, Claudio el rey de Dinarmarca y padre del protagonista, me parece que es el personaje tóxico de la historia.

Shakespeare lo presenta como el “villano” que al morir,se aparece a su hijo  como fantasma y  hace que Hamlet considere su deber vengar su muerte.

No siempre los personajes tóxicos son los villanos o “malos”, como he dicho antes, muchas veces hay algunos que detrás de la fachada de buenos,  y en mi opinión esos son más perjudiciales para la salud que los propios villanos.

Con todo esto, he decidido que voy a intentar no dejar entrar en mi vida ni en la de los míos este tipo de personas, que lo único que quieren es hacer que los demás nos sintamos mal para que no ser los únicos que tienen una vida horrorosa.

Como dice una canción que está muy de moda y que mi “tocaya coqueta” repite mucho, desde ahora y para siempre : Pa´fuera lo malo. 🙂

FRASE DEL DIA

4b0f9413ac8c292fd4efe2bf59f78769

 

 

3 comentarios sobre “Personajes tóxicos

  1. Por qué será que el 90% de las personas toxicas son mujeres?.
    Será porque el 90% de los autores de otras épocas son hombres. Pero esto está cambiando.
    Me gusta tu reflexión.

    Le gusta a 1 persona

  2. A mí me angustia mucho también Peter en El diario de Anna Frank. Pero creo que más me angustia la propia Escarlata, ya que la nombras. Sé que es tu personaje favorito de ficción pero ya sabes que a mí me pone frita porque tiene una maldad ahí enquistada. Me parece que ella, aunque sea la protagonista, también es algo tóxica porque hace daño al resto en su propio beneficio (y disfruta). Lo cual me parece súper interesante porque demuestra que no todos los protas de las historias tienen que ser buenos y maravillosos, sino que pueden tener traumas, obsesiones y hasta ser mezquinos, lo cual los hace más reales 😉

    Un beso!

    Me gusta

    1. Tienes toda la razón. Pero también demuestra en muchas ocasiones que es fuerte y se preocupa por los demás. Es verdad que es tóxica, pero creo que es más para sí misma que para los demás. Gracias por tu comentario peke 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s