El vestuario

9a97c54e45a2ef518f10f1f5891a098b

Empieza una nueva semana y revisando los temas que he ido anotando para poder luego realizar estos post, he decidido hablar hoy de vestuarios. Este es  otro de los temas comunes  en nuestra vida diaria, que a pesar de no darle mucha importancia cuando leemos un libro, la tiene.

En el tipo de libros que suelen estar en mis lecturas habituales, podemos distinguir dos, como ya he comentado anteriormente: Novela Histórica y Novela Romántica.

Es importante, para que podamos crear la imagen en nuestra mente cuando leemos, que todas las cosas que forman parte de la cotidianidad de los personajes, se describan con detalles. No tantos cómo los que utiliza Tolkien, que describe hasta los pelos de los dedos de los pies de los hobbits, pero sí para que podamos hacernos una idea de cómo es física y personalmente.

Hace años leí una novela sobre Juana la Loca, que además de acercarme a la figura de la “pobre reina”, describía con detalle, no solo los vestidos o los trajes que utilizaban, sino también los accesorios e incluso la ropa interior. No tiene nada que ver con la actual forma de vestir, pero si te enseñaba que había diferencia en esto, incluso entre las clases sociales.

He leído otras novelas dentro de este género, aunque no sobre hechos reales y voy a detenerme en la saga de Noah Gordon  El médico.  Esta saga formada por tres libros: El médico, El chamán y la Doctora Cole, comienza en el siglo XI, y termina en el Siglo XX. Habla de varias generaciones de  una misma familia, dónde alguno de los personajes deciden ser médicos. Al ser un período de tiempo tan largo, podemos ver las diferentes formas de vestir en los distintos paises y épocas, con bastante detalle y precisión.

En cuanto a la novela Romántica y Erótica, la moda es uno de los recursos más utilizados por los autores para ponernos en situación dentro de las tramas.

Concretamente en el género Chick  lit,  suele ser muy importante en la vida de las protagonistas femeninas. He descubierto en un curso de escritura que estoy haciendo impartido por ElisabetBenavent,  que no tiene porqué tener relación con el trabajo de la misma, pero sí en su día a día, quién nos cuenta lo que se pone cada mañana, cuando sale de fiesta o cuando se queda en casa. Esto lo vemos actualmente en las RRSS, dónde los “influencers” nos describen al detalle todo sobre outfits y tendencias, al igual que los personajes de los libros que leemos.

En los libros de Cristina Prada , vemos los armarios de los personajes casi con precisión. Algunas veces incluso los productos de cosmética y accesorios, como por ejemplo, los zapatos. Todo el mundo que ha leído o visto la serie Sexo en Nueva York, escrito por  Candance Bushnell , sabe el gusto, incluso algo enfermizo de su protagonista Carrie Bradshaw, por los zapatos. En concreto por los “Manolos” del diseñador Manolo Blanik. La ropa, los zapatos, los accesorios… pasan a ser “un personaje más” en el libro. Ayudan a las protagonistas a que el lector pueda entender cómo son cada una de ellas.

Con estos libros he aprendido  por ejemplo que son las “Capsule Wardrobe”. Se trata de una colección de conjuntos (pantalones, zapatos, camisas vestidos…), que se pueden combinar para crear diferentes looks. Hay miles en internet, si os interesan, yo suelo buscarlos en Pinterest. A mi me han ayudado mucho cuando viajo, me hago mi propio “capsule” y así no llevo tantas cosas ( a pesar de que luego siempre se quejen de que llevo demasiado 🙂 )

2ab45a8efb479753aee66f948087788e

El vestuario es tan importante o más que algunos paisajes y ambientes que encontramos cuando leemos. Cuando vemos una película o una serie, somos capaces con la fotografía si es buena, de sentir hasta el calor o el frío que sienten los personajes según cómo vayan vestidos;  en un libro, el autor nos tiene que describir esto mismo con detalle porque no solo son sensaciones. Tiene que ver con su estatus social, dónde y cómo vive, personalidad del personaje, etc.

Hace años, leí en una revista que en una película, el vestuario se utilizaba  como “catalizador” para que el espectador pudiera descubrir inconscientemente datos de la trama. Aparecían en habitantes de dos ciudades diferentes, dos colores distintos en las ropas que vestían. Por un lado el terracota o marrón y por otro el azul. Así cuando ibas viendo las escenas, eras capaz de diferenciar de dónde era cada personaje según el color de la ropa. La película era Robin Hood, de Kevin Reynolds.

En los libros, pasa algo parecido, asignando un color concreto a alguno de los personajes para relacionarlos con la forma de ser de los mismos. Un buen ejemplo podrían ser los vestidos negros y de paño para Jane Eyre, de Charlotte Brontë o los vaporosos en tonos pastel de las protagonistas románticas de Jane Austen en Enma u Orgullo y Prejuicio .

Yo tengo muy claro que tipo de ropa es la que me gusta y cuales son los colores que más me favorecen, pero  también me encantaría haber vivido en otras épocas y en otras “pieles”, para enfundarme uno de los vestidos de Escarlata O´Hara o unos Louboutin negros de 15 cm de Carrie Bradshaw.

Y qué decir de las dudas de Bridget Jones sobre el tipo de bragas que tienes que ponerte para una cita, seguro que más de una la ha tenido alguna vez. Yo no, pero alguna amiga mía ya os digo yo que sí. 😉

FRASE DEL DIA

64536aa5c9c92368267f00c639e7a0eb

 

 

Un comentario sobre “El vestuario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s